125 Aniversario Teatro Arriaga

aniversarioarriagapek

El 31 de mayo de 1890 a las 8 de la tarde se alzaba por primera vez el telón de un teatro, que el público enseguida conoció como “el Arriaga”, por contagio del nombre de la plaza en la que estaba ubicado y que homenajeaba al célebre músico bilbaíno. La obra que los encantados espectadores pudieron ver aquella noche fue la ópera La Gioconda, de Amilcare Ponchielli.

El Teatro Arriaga está por tanto de celebración, puesto que el domingo 31 de mayo se cumplirán 125 años de aquel feliz acontecimiento, sin duda un hito para la ciudad de Bilbao. Para conmemorarlo, el mismo día 31 de mayo, a partir de las 20:00 horas, tendrá lugar una gala muy especial, un espectáculo que reunirá sobre el escenario a un numeroso elenco de artistas muy conocidos de nuestra escena, algunos de ellos de prestigio internacional, entre los que figurarán cantantes, actrices y actores, figuras de la lírica, maestros de la danza, escritores y un largo etcétera.

Durante la gala, los artistas participantes ofrecerán actuaciones e interpretaciones en directo sobre un escenario que contendrá elementos que recordarán a diversas producciones propias del Teatro Arriaga que cosecharon un éxito importante y que son por tanto muy queridas y conocidas por el público. Algunos de los artistas, incluso, están preparando especialmente números para estrenar con motivo de esta celebración.

Obviamente, la historia del Teatro Arriaga tendrá un peso importante en la gala. Por eso, además de las actuaciones, el público disfrutará de muchas otras sorpresas y tendrá tiempo para emocionarse recordando algunas de las páginas más brillantes que este recinto ha ofrecido a lo largo de sus 125 años de vida, así como a alguno de sus protagonistas. Asimismo, se proyectarán distintos videos que recogerán las felicitaciones y otros mensajes que, a modo de homenaje y reconocimiento al Teatro Arriaga, han querido grabar varias figuras y personalidades de la Cultura, algunas de ellas estrellas muy importantes a nivel mundial y todas ellas personas que en su trayectoria artística han gozado de la oportunidad y del honor de subirse a este escenario.

La gala estará conducida por Emilio Sagi, director artístico del Teatro Arriaga y gran impulsor del mismo durante estos últimos años, acompañado por dos actrices vascas tan versátiles como Gurutze Beitia y Enriqueta Vega.

125 años de magia

Estamos cerca de cumplir 125 años desde que aquel 31 de mayo de 1890 el público bilbaíno se asombrara con la interpretación de La Gioconda, de Ponchielli. Desde aquella noche, ¿cuántas veces habrá subido y bajado el telón de este viejo pero renovado teatro? ¿Cuántos artistas de la danza, la ópera, la zarzuela, el teatro o la canción han pisado su escenario? ¿Cuántas figuras públicas han removido las aguas de la cultura o la política con sus “discursos del Arriaga”? ¿Cuántas generaciones de bilbaínos y bilbaínas han calentado sus butacas mientras daban rienda suelta a la risa, la emoción, el aplauso y, ocasionalmente, a alguna cabezada? ¿Cuántos visitantes de países de todo el mundo han admirado la belleza del Teatro Arriaga y han disfrutado de sus obras? Como diríamos en euskera: Auskalo!

Son muchas preguntas sin respuesta exacta pero que conducen a una conclusión evidente: esto hay que celebrarlo. Porque son 125 años de magia en escena, de vivencias personales y compartidas que bien merecen un recordatorio especial. Y el Teatro Arriaga hace siempre hincapié en su condición de “teatro de todos y todas”. Por eso, esta gala es un homenaje al Teatro Arriaga, sin duda, pero es antes que nada y sobre todo un homenaje del Teatro Arriaga al público y especialmente a toda la ciudad de Bilbao, empezando por nuestros Amigos/as del Arriaga, el grupo de personas más fiel a nuestra programación, y continuando por toda la gente que periódicamente acude al Arriaga a zambullirse por unas horas en un ilusionante y cada día distinto mundo paralelo. En definitiva, el Teatro Arriaga quiere a Bilbao y Bilbao quiere al Teatro Arriaga. La gala del 125 aniversario es la demostración y la celebración de esta realidad.