Aprovechar los nevadones

nieveDos fuertes nevadones dejan más que surtida a la segunda parte de la temporada. En el último de ellos, que se creía como el más fuerte de la temporada, se esperaban hasta dos metros extras de nieve en Baqueira y Astún. Cuando ya se están disputando las carreras territoriales, comunitarias, estatales y sociales las estaciones cuentan con una capa de nieve insospechada en noviembre o diciembre. En estas fechas hay eventos y anécdotas suficientes como para entretenerse y bien en los complejos invernales. Por ejemplo, la estación de esquí de Formigal celebra el viernes, 6 de marzo, el 50 aniversario del centro invernal con un acto muy especial de reconocimientos y homenaje a sus fundadores, a quienes hicieron posible el sueño de Formigal. El evento institucional está conducido por Joaquín Prat y repasará la historia desde su nacimiento en 1965, con una docena de trabajadores y un telesilla, hasta convertirse en el mayor destino de nieve de España gracias a Formigal-Panticosa. Finaliza con un espectáculo de fuego y luz. Al día siguiente, se celebra el concierto de Nervo, las gemelas australianas que han participado en los principales festivales internacionales de música electrónica, junto al mediático Carlos Jean. El concierto tiene lugar en Anayet el próximo sábado 7 de marzo a partir de las 13.00 horas y es gratuito para todos los que tengan el forfait del día o abono de temporada.

Un oso en las pistas

En las estaciones de esquí suele haber mucha animación y también muchos imprevistos propios de las montañas en invierno. Pero lo que les sorprendió a los trabajadores de la estación italiana de Campo di Giove es contemplar atónitos como paseaba tranquilamente un oso pardo por una de las pistas. Al animal, como a los esquiadores, le debió resultar más cómodo pasar por aquel trazado ya pisado. Una de las aventuras recientes que terminó bien fue la de dos montañeros rescatados tras pasar la noche en iglú improvisado en Astún. La Guardia Civil de Montaña de Huesca rescató a un compañero y a un militar, atrapados desde el sábado en el Pirineo aragonés a 2.000 metros de altura. Una intensa nevada les sorprendió haciendo travesía. Sus conocimientos de superviviencia en montaña les salvó la vida. En las próximas semanas se deberán extremar las precauciones por la cantidad de nieve que se ha acumulado en las montañas, especialmente por los desprendimientos que se producen fuera de pistas.