Cerveza La Salve: "No nacemos, despertamos"

A fecha 17 de julio se ha presentado el nuevo proyecto empresarial: La Salve. La cerveza que se presenta con fuerza y ambiciosos objetivos lo hace con el siguiente eslogan:  “No nacemos, despertamos”. Surgimos en 1886, callamos en 1978 y en 2014 volvemos para ser la cerveza de Bilbao.

Jon Ruiz y su equipo de promotores lanzan a la calle a primeros de agosto una cerveza que pretende competir con las grandes empresas cerveceras que dominan el mercado con tres ingredientes fundamentales, la historia, un producto de una calidad superior y la cultura.

 El espacio de La Salve nacerá en 2016 como fábrica de cerveza y espacio social y cultural. Su deseo pasa recuperar un edificio con historia industrial para abordar un lugar de encuentro social y gastronómico, que traslada emociones con la actividad cultural que realiza y arquitectónicamente relevante. La ubicación aún no está definida pero se han empezado a dar pasos con las instituciones para dar cabida a este proyecto.

El objetivo del plan estratégico trazado por La Salve Bilbao les sitúa en una facturación de 14M€. Esta facturación significará vender 4 millones de litros de cerveza en 2018, lo cual supone situarse en una cuota de mercado del 8-9% en Bizkaia. Su propósito tiene un gran peso en la creación de empleo de calidad, tanto de forma directa en La Salve Bilbao como indirectamente por el incremento de actividad que provocaría a nivel logístico y de servicios. Esta iniciativa empresarial parte con unas necesidades de inversión cubiertas por la confianza de sus socios quienes tienen previsto invertir cerca de 3 millones de euros en el próximo cuatrienio.

El equipo se siente especialmente orgulloso de contar dentro del proyecto con las tres palancas fundamentales que van a hacer realidad La Salve Bilbao. Por un lado están los familiares de los antiguos dueños de Cervezas La Salve, “era una necesidad que nos imponíamos, la de respetar la historia desde la esencia, teníamos que conquistar con el proyecto a las personas que vieron cómo funcionaba la empresa original, y lo hemos conseguido”. En segundo lugar, La Salve Bilbao se basa en un producto diferente y de una mayor calidad, ya que la cerveza que se va a producir es artesana, una tendencia de consumo cada vez más en auge, que en países como EEUU, está creciendo a ritmo de dos dígitos por año, “nuestro producto es mejor y punto. Tardamos muchísimo más tiempo en producir una cerveza La Salve que una cerveza industrial, y eso redunda en un producto sin carbónico inyectado, sin pasteurizar, con mejores materias primas y con mucha pasión, y sobre todo con mucho conocimiento”.

Por último, pero con una gran importancia, La Salve Bilbao pretende generar cultura, y pretende ser generador de contenidos culturales, porque “nosotros renacemos para aportar algo más que unas cervezas buenas y con historia. Pretendemos apoyar la cultura de aquí para los de aquí, intentando asociar el hecho de tomar una Salve con un producto que te cuenta cosas, te cuenta qué conciertos hay, qué discos te puede recomendar, qué conciertos son interesantes y qué actividades son relevantes”.