Champions sin Herrera

herreraUn año después del desconcertante amago, el Manchester United se lleva a Ander Herrera

El que Ander Herrera se vaya al Manchester United ha sorprendido, pero menos. Hace un año pareció que iba a producirse, pero finalmente fue una maniobra de despiste. Entre tanto, el jugador ha proporcionado una temporada que finalizó con brillante, en la que el bilbaíno, fichado hacía tres años del Zaragoza, se mostró encantado con su club. Se va, y lo hace, como parece, dejando 36 millones para las arcas del club. Es la cuarta figura que se va del Athletic en los últimos años, dos se fueron gratis y los otros han proporcionado unos buenos ingresos. Éstos no vendrán mal, pero el equipo pierde potencial. Una pena, porque la actual camada, sin esas pérdidas ¿hubiera podido luchar por títulos? De hecho, ya se jugaron tres finales, y el equipo está clasificado para la previa de la Champions. De la famosa ‘foto de los cinco’, sólo falta Muniain, que anda deshojando la margarita sobre si renovar. Por otra parte, el club sí estuvo previsor con la oportuna revalorización de ficha y cláusula del emergente, y emergido, Aymeric Laporte. ¿En el futuro? La última salida de un jugador ha reavivado la reflexión sobre cómo hacer compatible la singularidad del Athletic con un mercado globalizado y agresivo. Algo bueno tendrá el Club cuando se fijan en sus jugadores las mejores escuadras del mundo. El trabajo de cantera, y de recolecta en el entorno, da sus buenos frutos para el primer equipo. Pero ni siquiera el Barcelona, mejor equipo del mundo del último lustro, se ha librado de perder a alguna de sus figuras. Aún así, quienes tienen capacidad de decisión en las estructuras del Athletic deben actuar con rapidez y decisión para blindar de la manera mejor posible a la cantera; trabajar los contratos, renovaciones y fichajes, con mucha inteligencia y anticipación; así como, elevar las aspiraciones deportivas gracias al nuevo campo, el incremento de socios, la economía saneada, un gran entrenador y buena y joven camada de jugadores de calidad. No es el momento ni de las pataletas ni de los reproches. Hay que sacar partido a lo que se tiene, crear un ambiente alegre e ilusionante, procurar que los estratégicos se queden, y que si se van lo hagan dejando un pastón para la cantera. Pero también hay que saber comprar, aplicar la cláusula y vender cuando sea preciso. Puede haber varios buenos jugadores que no caben en la plantilla ¿no se podría sacar rendimiento económico tras la apuesta que ha hecho en su formación y en la de otros?