El Athletic menguante

ríarojiLos números de los rojiblancos bajan a la mitad en la primera vuelta de la liga

La que iba a ser la gran temporada, con la añorada Champions incluida, se ha convertido en una sucesión de chascos, rozando récords negativos en la Liga. Reducidos a la mitad aproximadamente los puntos, los goles, las ocasiones, las asistencias y los centros al área. Sin creatividad ni contundencia en defensa. Pero sobre todo penalizado por su falta de gol (Aduriz todavía no tiene quien le releve con garantías, salvo detalles de Williams), el Athletic ha sido batido por todos los colistas en el flamante San Mamés de las tribunas terminadas.

El público se rebela

Lejos de ser un bastión imbatible ha sido durante la primera vuelta un campo chollo para casi todos los visitantes. Una afición tan poco proclive a expresar su malestar con el equipo le pitó todo lo que la megafonía le permitió. Ni por esas el público dejó de manifestar su desagrado. Ya había sonado la música de viento contra algunos jugadores como Muniain, Iturraspe o Balenziaga, éste recién ampliado su contrato hasta 2019. A los primeros, los socios les recriminan su pérdida no sólo de liderazgo sino de una participación en el juego digna de jugadores de primera división. La internacionalidad le ha sentado fatal al de Abadiño, quien con un juego espeso, temeroso y lento ha visto cómo le ha llegado a arrebatar la titularidad un San José recuperado para la afición con sus goles y ambición. Lo de Muniain es un caso aparte: sin goles, sin asistencias, sin participación desequilibrante, con juego artificial lejos del área y con una predisposición a meterse en líos desquiciante cuenta cada vez con más detractores. El entrenador Ernesto Valverde -que no se ha librado de los pitos, tímidamente, ni de las críticas- muestra, con sus propuestas, cambios, gestos y contradictorias declaraciones, inseguridad y cierta distancia (se intuye que la próxima temporada estará en otro banquillo). Como sin confianza en un proyecto que, lejos de reforzarse ante la exigente temporada de la Champions, se ha debilitado con la marcha de la cuarta figura, Herrera; la casi amortización de los más veteranos (Gurpegi, Iraola…) y el desequilibrio de la plantilla en algunos puestos y en altura, con los únicos refuerzos de Viguera (desde segunda división) y los cachorros (de segunda B) Morán, Bustinza, Aketxe y Unai López, el más asiduo de ellos a las convocatorias y alineaciones. Ninguno es titular fijo y algunos están demasiado verdes.