El bar Iru Anai se proclama V ‘Rey de la cuchara’

caldos entrega 2[2]Una receta “muy tradicional” -con base de garbanzos, gallina, zancarrón y verduras-, pero con un toque muy personal, con productos como el apio. Así es la receta del mejor caldo del Casco Viejo de Bilbao, del bar restaurante Iru Anai, de Iturribide 10, que se ha proclamado, por segundo año consecutivo, “Rey de la Cuchara” en el V Concurso de Caldos que organiza la Asociación de Comerciantes del Casco Viejo y que se ha celebrado a lo largo del mes de febrero con 23 bares participantes. El segundo y el tercer puesto han correspondido al bar restaurante Baste, de la calle María Muñoz, y bar Fermín, de Iturribide, respectivamente.

Representantes de la asociación de comerciantes han entregado los premios a los ganadores esta mañana. En el acto, el cocinero y copropietario del Iru Anai, Manu López, ha recogido el galardón que le acredita como Rey de la cuchara. El reconocimiento, de hecho, representa la tradicional cuchara de madera que acompaña a los cocineros en la elaboración de los caldos, uno de los productos más demandados en los bares del Casco Viejo de Bilbao durante los meses de invierno.

El concurso, en el que los clientes han sido el único jurado, es, asimismo, uno de los certámenes gastronómicos con más tirón entre los que organiza la asociación de comerciantes. En el V Concurso de Caldos del Casco Viejo han participado casi 2.500 clientes a lo largo de sus 17 días de duración, entre el 6 y el 22 de febrero. Así, por medio de papeletas específicas para este concurso, los clientes han dado su voto, con una puntuación del 0 al 10, a cuatro cuestiones concretas para juzgar el caldo. Así, han puesto nota al sabor; la sustancia; la temperatura; y la presentación y complementos.

La votación de los clientes también ha puesto de manifiesto la alta calidad de las cocinas del Casco Viejo bilbaíno. El ganador ha recibido una puntuación media final de 9,50, más alta, incluso, que la recibida el año pasado -9,39-; mientras que el segundo ha obtenido un 9,10 y el tercero un 9,09. “No es un concurso fácil para el cliente”, matiza Jon Aldeiturriaga, gerente de la Asociación de Comerciantes, ya que “la variedad de los caldos es total, tanta como los bares, pero la calidad es muy alta en la inmensa mayoría de ellos”.

Aunque también por ello el concurso resulta más interesante. No en vano, el caldo es uno de esos productos imprescindibles en cualquiera de las barras de Bilbao durante los meses fríos del año y los hosteleros, año a año, tratan de poner lo mejor de sus cocinas y de su saber hacer para satisfacer a los clientes. “Los concursos gastronómicos como el de caldo nos sirven para calibrar la opinión de nuestros clientes y poder mejorar”, explica Alberto Gómez, presidente de la asociación.

También por eso, la asociación ha entregado tres tarjetas ‘opari txartela’ de Kutxabank de 100 euros cada una, a otros tantos clientes que han participado en el concurso. Los ganadores podrán usarlas para sus compras en los comercios asociados.

50 años de receta

En el caso del Iru Anai, la receta del caldo tiene un alto componente tradicional, ya que su cocinero elabora el jugo de una manera muy similar a como lo hacían sus padres hace casi 50 años. “Los ingredientes son exactamente los mismos, aunque con los años he cambiado un poco el modo de elaboración”, explica Manu López.

Así, los garbanzos, la base que más poder da al caldo, se cuecen en el resultante de las verduras –apio, puerro y zanahoria-, a la que se añade gallina, zancarrón y hueso de cañada. Hora y media al fuego, y el resultado es el mejor caldo. Aunque López tiene un truco. Para espesar ligeramente el caldo, pasa por el chino las verduras cocidas y añade la crema. “Le da un toque más sabroso, un sabor más consistente”, explica.