Gastronomía y oficios singulares del Baix Empordà

35-BAIX EMPORDA (Pals)webVisitar el recinto gótico de Pals, pasear en segway por sus arrozales, realizar catas de vino en una moderna bodega subterránea, degustar la gastronomía, vivir experiencias de subasta de pescado en Palamós, probar la cocina de los marineros, participar en la elaboración de mermeladas y recorrer el camino de ronda de S’Agaró son algunas de las posibilidades para disfrutar en la comarca del Baix Empurdà, que es mucho más que costa y verano.

La provincia de Girona cuenta con más de dos mil años de historia, con el mar de la Costa Brava y la montaña del Pirineo, al noreste de la península ibérica. En los más de doscientos kilómetros de costa se reconoce su paisaje de playas, pequeñas calas, acantilados y diversidad de espacios marítimos, como las islas Medas (que recuerdan en la distancia a la silueta de un rinoceronte tumbado), en los que se puede practicar el submarinismo, la navegación a vela o a motor, incluso en Kayac, entre otros deportes acuáticos. Hay un sendero por el que se puede recorrer toda la costa. De hecho, el senderismo y el cicloturismo son dos de las actividades más practicadas gracias a la red de GR, PR y SL. Los paneles interpretativos y los tablones de paisaje son de gran ayuda. El Baix Empurdà es una de las 8 comarcas de Girona. El 33% de su territorio está protegido y su clima moderado invita a caminar durante todo el año.

 Pals: el pueblo medieval

En un alto y dominando buena parte de la comarca se encuentra el pueblo de Pals, un bello recinto gótico muy bien conservado, cuya silueta la reconoce el visitante en la distancia. Un paseo por sus callejuelas invita a perderse en la historia, las leyendas y los recuerdos, lejos del ajetreo cotidiano (es miembro de la red Cittaslow). En el recorrido encontramos edificios ocres de arenisca, la Plaza Mayor, La iglesia, las torres visigóticas, el castillo, la muralla y el Mirador Josep Pla desde donde se distingue el mazizo del Montgrí, la llanura ampurdanesa, los Pirineos y la playa de Pals, con sus dunas, pinares y marismas.

El arroz de Pals

El cultivo del arroz desde el s. XV ha marcado el territorio desde diversos aspectos. El Arroz de Pals es muy apreciado por su calidad, textura y sabor. Hay una veintena de productores, aunque tres lo comercializan con ese nombre, como es el caso de Arròs Molí de Pals. Sus variedades más conocidas son el arroz bahía y el bomba. Se sigue cultivando de forma tradicional, con la plantada y la siega, cuyos ciclos dan lugar a un paisaje muy diverso: espejos de primavera del campo inundado, el verde de las plantas en verano, el ocre del otoño y el marrón de la tierra en invierno. Sugerimos una ruta en segway por los arrozales. Y, por supuesto, comer un plato de arroz con su sofrito (cebolla hecha a fuego muy lento hasta que quede oscura) en el Restaurante Sol Blanc, en una apacible Masía. Más información en  www.arrosmolidepals.com, www.livetour.cat y restaurantsolblanc.com

Palamós: la puerta marítima 

Es un pueblo que vive del turismo gracias a sus paisajes, playas y puerto, tanto comercial como deportivo. También destaca por su actividad pesquera, que se refleja en la subasta de las tardes en la lonja, donde se haya también en la planta superior el aula gastronómica del Espacio del Pescado, en la que se puede aprender a cocinar como lo hacían los marineros en los barcos y probar los apetecibles guisos, donde se ponen en valor especies poco conocidas pero con alto valor culinario. Merece la pena visitar el Museo de la Pesca, dicen que único del mediterráneo en su especialidad. Al anochecer es recomendable cenar de tapas por el casco antiguo. www.museudelapesca.org

En la conservera Peixos Els Bomba (Anchoas de Palamós) se aprecia lo que es un cuidadoso trabajo artesanal, pieza a pieza.

La gamba de Palamós

La Gamba de Palamós tiene su marca de garantía, con normas estrictas en el proceso de pesca, manipulación y control de la cadena de frío. Es rojiza y firme. Su sabor es exquisito pero también se distingue por su aroma, aspecto y grado de frescura. Se pesca en las aguas de Palamós. El Restaurante Bellport es buen sitio para degustarla, junto a un buen rape. www.restaurantbellport.com.

Domir en un golf resort o primera línea de playa

La Costa, Beach & Golf Resort, en la Playa de Pals, es un hotel lujoso muy apreciado por los aficionados al golf, puesto que fue el campo pionero en Cataluña hace 50 años. www.resortlacosta.com

El Hotel Trias, acoge al visitante de Palamós frente a la playa, cerca del casco antiguo y del puerto. www.hoteltrias.com .

Hotel Planamar, en el paseo de la playa de Platja d’Aro. www.planamar.com. Cerca de esta conocida localidad está el camino de ronda de S’Agaró a Sa Conca (la web es www.platjadearo.com), cómodo, atractivo, de dos kms junto a las viviendas de los primeros veraneantes de la zona.

 Mermeladas artesanales

Conocer cómo se elaboran unas mermeladas es algo más que interesante, sobre todo si te invitan a participar en el proceso y luego probar el resultado. En Can Juanals Melmelades Les Eroles, de Castell d’Aro, consiguen la excelencia gracias a sus cuidadas parcelas cultivadas y sostenidas, con agricultura biodinámica, en diez hectáreas. De esa huerta variada, con sus frutas y verduras, acaban saliendo buena parte de las mermeladas, que se distribuyen en pequeños mercados, establecimientos especializados y en la propia Can. Las hay de mandarina, fresa, melocotón, pero también de mojito, café o apio.