“La nominación me hizo una ilusión bárbara”

larrinagaPor Bárbara Sarrionandia

Fiestera hasta perder la voz un fin de semana cualquiera yéndose de sagardotegi lanzando irritzis; así es nuestra Zarambolas de este año, que hace del ‘carpe diem’ su lema de vida. “Eso sí, lo de pachorra no me identifica, porque soy una culo inquieto terrible”.

Karmele Larrinaga, Zarambolas

Primero de todo, ¡ehorabuena por el nombramiento de Zarambolas!

Muchas gracias Siendo Axun de Goenkale, serie tan seguida por tantos bilbainos, no era para menos. Sí, bueno, es un personaje que gusta.

¿Eres de Bilbao?

Sí, del barrio de Solokoetxe concretamente, con gran orgullo. He nacido allí, en la maternidad, donde hemos nacido todos, incluido mi padre, que era Luis Larrínaga, que es el autor de la escultura de Toneti que está en el Parque de Doña Casilda, y de la escultura de Unamuno que hay en Deusto.

¿Qué sentiste cuando te anunciaron que eras Zarambolas 2014?

Cuando me nominaron me hizo una ilusión bárbara, me emocioné mogollón. Además yo llevo dos años, y este iba a hacer el tercero, que participo en esa ceremonia, que corre a cargo de la compañía TIKI-TITA, formada por Maitane Zalduegi, Itziar Lazkano y Gurutze Beitia. Yo soy una de los Bedelfatos, una mezcla de bedel y azafato que llevan a Farolín y Zarambolas al escenario.

Así que conoces muy bien la ceremonia.

Hombre, es que este es el tercer año que llevamos con ello. Ha gustado mucho cómo lo han ideado, con estos Clowns, con tutú rojo, camisa blanca y jersecito azul Bilbao… Son muy graciosos y vistosos. Zarambolas…

¿Merecida la fama de Carpe diem?

Pues bueno, yo desde luego que sí que procuro vivir el momento y soy una disfrutona de la vida a tope y absoluta. Ahora, lo de la pachorra, es lo único que no me identifica, porque yo precisamente soy un culo inquieto terrible.

¿Qué es lo que más te gusta de los carnavales?

Pues el tener la oportunidad de disfrazarse, porque bueno, como actriz afortunadamente puedo cambiar de personalidad muchas veces. Hago muchos números de cabaret, o de zarzuela o musical con personajes diferentes. ¿

Te ha gustado siempre?

Sí, toda la vida me han gustado los carnavales, porque era la única vez en el año que uno se podía disfrazar. Antes en las fiestas de Bilbao el sábado se disfrazaba, pero eso pasó a la historia. Es súper bonito.

¿Qué disfraz es el que más recuerdas?

Hace mogollón de años me disfracé de Cruella de Vil, con el pelo teñido, quedó genial… Pero yo los primeros años tenía un salón de belleza, y me hice con un maletín en donde tenía de todo: carne, sangre para hacer cicatrices… Y salimos toda la cuadrilla caracterizados de Herman Munster y luego cada uno era un monstruo.

¿Qué vas a aportar como Zarambolas este año?

Yo espero aportar alegría, que francamente soy una persona super animada, por eso me ves con esta afonía, porque hemos estado en el sagardotegi, echando irrintzis, cantando… Yo también canto en un coro, y salimos a la calle a cantar y a animar. Contribuiré a animar en todo lo que pueda, animaré el cotarro.

¿Qué esperas del juicio?

Como ya conozco esa ceremonia de investidura haremos como todos los años; cada uno aporta alguna cosita. Como el txistulari Mikel, que tocó; o K-Toño, que pintó, o Manu de Residence que preparó un cóctel especial… Pues yo voy a cantar. Cantaré, seguramente me haga alguna bilbainada. Lo pasaremos bien, será super emotivo.

¡Nos vemos en carnavales entonces!

A ver si recupero la voz para entonces.

Seguro que sí.