Vivos en el temporal

athletic1Arturo Trueba

Valverde practicará el más difícil todavía en tres competiciones sin refuerzos

 Al mal tiempo, buena cara, o al menos mejores resultados, que hacen respirar a los aficionados, con un juego más parecido al característico estilo rojiblanco

A pesar de que la marcha de la temporada ha deprimido a más de un rojiblanco, el Athletic sigue vivo en las tres competiciones. Si bien es cierto que en la Liga está más cerca del descenso que de Europa, y que la perspectiva más optimista es la de navegar por aguas tranquilas, y remotamente, aspirar al séptimo puesto.

Los aficionados está este año especialmente ilusionados con la posibilidad de jugar la final de Copa, para la que ’sólo’ falta superar la eliminatoria contra el Espanyol. Con una primera cita en casa entresemana a una tan intempestiva como es la de las 22 horas. Ernesto Valverde ya se ha quejado en varias ocasiones por el perjuicio que le está causando a su equipo la programación horaria.

La actividad rojiblanca será intensa en las próximas semanas por la Copa, la eliminatoria con el Torino en la Europa League y las citas a cara de perro contra el Granada, Rayo y Eibar, antes de recibir al Real Madrid. El balance será definitivo para el discurrir de la segunda mitad de la temporada.

El público se reconcilia

La actitud del público de San Mamés es algo digno de estudio. En pocas semanas ha pasado de censurar sonoramente al equipo, tanto en lo colectivo y como en lo individual, a corear ‘Athletic, Athletic…’ mientras recibía un varapalo del mejor Barcelona. Lo curioso es que 500 aficionados se reunieron poco antes en un ‘funeral’ San Mamés Goian Bego por la poca animación de la catedral, convocado por la Agrupación Iñigo Cabacas Herri Harmaila, con velas y ataúd incluidos. De paso reivindicaron una grada de animación mayor.

Aduriz centenario

La mejor noticia en tiempos de penuria realizadora es que el delantero centro Aduriz ha alcanzado 100 goles en primera división a punto de cumplir 34 años. Ocupa el cuarto lugar de los delanteros en activo, por detrás de Messi, Cristiano Ronaldo y a cuatro de Negredo. Un dato extraordinario para un jugador que se encuentra en la etapa final de su carrera, y en un equipo con grandes limitaciones creativas en la actual temporada. Es para felicitarle efusivamente y, además, esperar que dure algunas temporadas más mientras maduran los futuribles Williams, Guillermo, Santamaría, Sabin o Villalibre.